Los traductores celebran el Día Internacional del Traductor con un acto lúdico en la calle

¿Qué ocurriría si, a modo de experimento, introdujésemos un fragmento de El Quijote o de alguna obra de Josep Pla, por ejemplo, en un programa de traducción automática? ¿Qué ocurriría si, después de obtener ese mismo fragmento en hasta seis lenguas distintas, volviésemos a traducirlo a la lengua original? Que el resultado sería entre peculiar y pintoresco, por no decir grotesco; que sería una  forma muy gráfica de demostrar que detrás de todo acto de creación y comunicación hay un ser humano, y que los profesionales a cargo de la creación y la comunicación en distintas lenguas son precisamente los traductores, aunque a veces su labor pase desapercibida y se confunda con el producto, más o menos logrado, de un proceso automático de trasvase entre dos idiomas.

Con el lema «Traducir es humano», las asociaciones de traductores APTIC, ACE Traductores, y ACEC celebran el día Internacional del Traductor con una lectura en público de un breve fragmento de El Quijote  y El quadern gris traducido por un traductor automático a lenguas tan dispares como el chino, el gallego, el alemán, el georgiano, el japonés, el euskera o el ruso, para finalizar con la traducción automática a la lengua original… y completamente distinto del fragmento original.

El acto tendrá lugar el próximo 30 de septiembre de 19:00 a 21:00 horas en la plaça del Rei de Barcelona, y las asociaciones convocantes invitan a todo el mundo a participar en él y pasearse entre los carteles que, a modo de exposición, mostrarán al público las versiones en los distintos idiomas.

Compartir esta entrada