Bon dia,

Ens fa molta il·lusió presentar-vos el cartell de Sant Jordi 2017!

Un any més, durem a terme una campanya reivindicativa per a la valoració de la feina dels traductors. Us hi esperem!

Sant Jordi FINAL

 

Per conèixer més detalls sobre la campanya «Amb quants traductors te n’has anat de vacances», llegiu la Nota de premsa de Sant Jordi 2017 que han preparat els companys i companyes de la Comissió de Comunicació.

 

#somAPTIC
#SantJordi 2017


Arriba Sant Jordi i, amb ell, un nou concurs de l’APTIC!

Enguany volem posar-nos creatius i us convidem a escriure un microrelat al Twitter. El tema el trieu vosaltres, així com l’idioma en què ho feu. I en podeu escriure tants com us passin pel cap! Això sí, per participar-hi, cal que seguiu un parell d’indicacions:

El microrelat ha de cabre en una sola piulada i ha d’incloure l’etiqueta #APTIC_relat. També ens el podeu enviar a comunicacio@aptic.cat, tot indicant el vostre nom i cognom, i nosaltres el penjarem a les xarxes. Podeu fer-ho del 6 al 23 d’abril (ambdós inclosos).

El jurat, format per la Comissió de Comunicació, triarà els guanyadors i els anunciarà la setmana posterior a Sant Jordi. S’atorgaran tres premis, que es distribuiran de la manera següent:

  • Primer premi: Val per un curs de l’APTIC, presencial o en streaming, durant el 2017.
  • Segon premi: Un lot de llibres.
  • Tercer premi: Marxandatge de l’APTIC.

Animeu-vos a participar! Tenim moltes ganes de llegir els vostres microrelats!



Dissabte passat, els traductors vam ser els protagonistes a la Setmana del Llibre en Català i l’APTIC en va ser el representant. Durant dues hores, la sòcia Maria Llopis va presentar les traduccions de quatre llibres magnífics i va conversar amb els seus editors i traductors.

Vam escoltar l’Antoni Clapés (traductor) i en Xavier Cortadellas (editor) parlant del dietari de Jules Renard, un dels exemples més interessants de la literatura francesa de finals del segle XIX, un autor de fina ironia i percepció de la realitat que, si visqués avui dia, seria el rei de les piulades de Twitter. Vam sentir els motius de l’elecció d’aquest autor i la dificultat en la selecció dels textos donada la longitud d’aquests dietaris en francès.

Després, en Xavier Clua, en Marc Miró (editors) i en Xavier Serrahima (escriptor i crític literari) van parlar sobre la correspondència que es va esdevenir durant anys entre el poeta alemany Rainer Rilke i la intel·lectual i psicoanalista russa Lou Andreas Salomé, i com aquesta relació va influir en l’obra del poeta. El traductor, Joan Fontcoberta, no va poder assistir a la xerrada, però es va parlar a bastament de traducció i de la importància dels traductors en la transmissió de la literatura universal.

L’hel·lenista Eusebi Ayensa i el seu editor, Jaume Torrent, van presentar la nova adaptació al català dels poemes de K.P. Kavafis traduïts per Carles Riba. Era una reedició necessària atesa la recent aparició de documents que faciliten noves dades al voltant de la vida i obra de Kavafis i de la relació de Carles Riba amb la literatura grega moderna.

Finalment, la poetessa i traductora Nora Albert i la seva editora, Ariadna Ferrer, ens van fer gaudir amb els poemes de la gran Alda Merini. Una icona a Itàlia, poetessa molt estimada i reconeguda, desapareguda el 2009, que en algunes ocasions va ser proposada com a candidata al premi Nobel de literatura i que va patir trastorns mentals al llarg de tota la vida, fins al punt de descriure al vida al manicomi en la seva obra Terra Santa.

En aquest enllaç podreu veure les fotografies de l’esdeveniment.

Moltes gràcies a tots! Seguirem treballant per a la visibilitat de la nostra feina.


Nota de prensa

15/12/2014

El gobierno no quiere traductores e intérpretes profesionales ni en las comisarías ni en los juzgados españoles

 

Colectivos profesionales y académicos denuncian que la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que pretende aprobar el Gobierno supone una gran amenaza a los derechos de las personas que se ven inmersas en un proceso penal.

 

Demandan que se garantice la cualificación de los intérpretes y que no se ceda ante la presión de las macroempresas que actualmente prestan este servicio y que envían a personas no profesionales, en algunos casos,  incluso con antecedentes penales.

 

Una mujer extranjera víctima de violencia machista a la que su intérprete aconseja volver con su maltratador. Un marinero senegalés a quien el intérprete extorsiona en un caso de tráfico de drogas. Un intérprete que filtra información al proxeneta tras asistir a una víctima nigeriana de trata. Estas situaciones se están produciendo en nuestros tribunales y comisarías sin que hasta ahora se haya hecho nada por evitarlo.

 

El Partido Popular podía atajar el vacío legal que hoy en día permite que cualquier persona sin la formación adecuada actúe como traductor en las comisarías y juzgados españoles, mediante la aplicación de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim). Sin embargo, la pasada semana el partido del Gobierno rechazó en el Congreso de los Diputados las enmiendas presentadas por todos los grupos políticos de la oposición al proyecto de ley que reforma la LECrim con la finalidad de transponer la normativa europea al respecto. Esta total ausencia de voluntad de consenso ha sorprendido al resto de grupos políticos, al tratarse de una cuestión que, por su importancia, no debería plantear confrontación ideológica alguna.

 

Actualmente el servicio de intérpretes en las comisarías y juzgados españoles lo gestionan macroempresas que envían a personas no cualificadas, en algunos casos incluso con antecedentes penales, para intervenir en tomas de declaración y juicios. Son muchos los y las profesionales con formación que se niegan a trabajar para dichas empresas, que pueden cobrar hasta 50 euros por hora de la administración de justicia y, sin embargo, abonan 8 euros por hora a los y las intérpretes que realizan el servicio.

 

La reforma de la LECrim que plantea el PP no recoge ninguno de los mecanismos expuestos en las directivas aprobadas por la UE para garantizar la calidad de los traductores e intérpretes que trabajan en comisarías y tribunales, un sector profesional nuevo con un gran intrusismo profesional que supone además una gran amenaza a los derechos de las personas que se ven inmersas en un proceso penal.

 

Rechazo de los profesionales y académicos al proyecto de ley

 

Ante esta situación y respaldados por la Conferencia de Rectores (CRUE) y ONG internacionales como FairTrials, numerosos colectivos de intérpretes y traductores profesionales, aglutinados bajo la Red Vértice y FILSE, y las facultades de traducción e interpretación de las universidades españolas, reunidas en la CCDUTI, muestran su total rechazo al actual proyecto de ley y piden al Ministerio de Justicia que tenga en consideración las enmiendas, que permita a los ponentes del Partido Popular negociarlas con los otros partidos y que, por tanto, no se someta a las presiones de las empresas que gestionan actualmente los servicios.

 

«Hay que aprovechar la oportunidad de reformar la LECrim y regular como es debido un servicio de calidad según la normativa europea, o no se podrá impartir justicia con garantía alguna si son personas no cualificadas las que realizan este trabajo», indica Juan Miguel Ortega, Presidente de la Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes Judiciales y Jurados (APTIJ).

 

Si el jueves 18 de diciembre el PP aprueba con sus votos en el pleno del Congreso la reforma de la LECrim en los términos actuales, permitirá contratar a las personas no profesionales que están trabajando actualmente solo con acreditar su experiencia en juzgados y comisarías y sin necesidad de que se sometan a prueba alguna para demostrar su competencia mínima como intérprete judicial.


       

En la reunión de la Comisión de Justicia del Congreso celebrada el 18 de noviembre, el PP rechazó sin debate alguno todas las enmiendas presentadas por los grupos de la oposición al Proyecto de Ley Orgánica para la transposición de la Directiva 2010/64/UE sobre el derecho a la interpretación y la traducción en los procesos penales.

Madrid, 19/11/2014

Desde nuestras asociaciones, integrantes de la Red Vértice, y la Conferencia de Centros y Departamentos Universitarios de Traducción e Interpretación de España (CCDUTI), deseamos una vez más denunciar el desprecio del Gobierno por los derechos fundamentales de los ciudadanos que esta Directiva defiende. La única explicación que encontramos a esta postura del PP es la falta de argumentos sólidos del propio Ministerio de Justicia para rebatir el contenido del grueso de las enmiendas presentadas.

Por primera vez en la historia de nuestro país, si se adoptara este Proyecto de Ley Orgánica tal cual está redactado, se crearía un registro de intérpretes y traductores sin prueba de acceso alguna, es decir, sin garantía de calidad profesional, dejando en manos de las empresas intermediarias adjudicatarias del servicio el cumplimiento de los requisitos fijados. Esta es una de las ocurrencias a las que nos tiene acostumbrados nuestro Ministerio de Justicia, que se niega a asumir la responsabilidad que le corresponde de velar por los derechos de los justiciables y se limita a sancionar a otros por su vulneración cuando el daño producido es ya irreparable. Es bien sabido que la Administración no dispone de recursos humanos ni materiales ni de procedimientos eficaces para la comprobación del cumplimiento de dichos requisitos, por lo que resulta indispensable una prueba objetiva de acceso a modo de garantía previa de calidad profesional, y no un sistema de sanciones a posteriori, cuando ya han sido lesionados los derechos que la Directiva persigue salvaguardar.

El Proyecto de Ley Orgánica insta al Gobierno a presentar una Ley del Registro de Traductores e Intérpretes Judiciales en el plazo de un año. Si tenemos en cuenta que este plazo acabará cuando la legislatura actual haya finalizado, creemos que este proyecto de ley no  tiene cabida tal como está redactado. Si el Ministerio de Justicia pretende promulgar la Ley del nuevo Registro unos meses antes de que acabe la legislatura en contra de todo el sector profesional y académico de la traducción y la interpretación del país, y de todos los grupos parlamentarios de la oposición, es decir, si decide no consensuarla con nadie a tan solo unos meses de las elecciones, debemos pedirle que retire el Proyecto de Ley Orgánica inmediatamente puesto que carece de toda legitimidad moral para tramitarlo. Tanto el sector profesional como el académico llevan años intentando asesorar al Ministerio de Justicia para una correcta transposición de la Directiva, y este ha hecho oídos sordos a nuestra principal reivindicación: la prueba de acceso, sin la cual el espíritu y la letra de la Directiva quedan desvirtuados por completo.

Si el Ministerio de Justicia desea que esta Ley Orgánica y la futura Ley del Registro salgan adelante, deberá llegar a un consenso social, en caso contrario lo mejor que puede hacer es retirarla y posponer la decisión para que sea consensuada.

Enlaces de interés:

-Vídeo: Interpretación judicial en España


 

Asociaciones integrantes de la Red Vértice

 



 

 

 

 

 

               

 


¿Con cuántos traductores te has metido en la cama? será el lema-pregunta de este año en los stands de APTIC en Barcelona y Girona.

 

Barcelona, 18 de abril de 2013. Como todos los años desde su constitución, APTIC participará en la Diada de Sant Jordi con un stand en la rambla de Catalunya de Barcelona. Como novedad, este año también estará representada en la Plaça de Catalunya de Girona.

Es muy habitual leer un rato antes de irse a la cama, pero poca gente se da cuenta de que a menudo se meten en la cama con un traductor o traductora, es decir, que lo que leen son las palabras de un traductor o traductora que los acerca a la prosa del autor.

En Sant Jordi, los profesionales de la traducción y la interpretación saldrán a la calle para reivindicar su tarea de mediación cultural y de difusión del saber universal.

Para dar juego al lema, en el puesto situado en rambla de Catalunya, 24 de Barcelona habrá una cama y varios traductores literarios dispuestos a meterse en la cama con sus lectores. Entre los traductores que participarán en esta performance estarán Anna Llisterri, traductora de la versión catalana de Juego de tronos, Tina Vallès, traductora al catalán de Mortadelo, Ainara Munt, traductora de Som com moros dins la boira?, Maria Llopis, traductora de Jezabel,etc. Además, se llevarán a cabo otras actividades lúdicas, como sorteos de libros, tanto mediante las redes sociales como el mismo día en la rambla.

La dirección del stand de APTIC (y la cama) es rambla de Catalunya, 24, entre Diputació y Gran Via. El stand de Girona estará en la Plaça de Catalunya.

Para obtener más información, pónganse en contacto con:
Comisión de Comunicación de APTIC
comunicacio@aptic.cat
Lluís Cavallé 677 81 04 08 – Paola Tormo 605 38 77 59
 

Llull, 63-69, 2n 7a
08005 Barcelona
Teléfono y fax: 93 667 56 24
secretaria@aptic.cat
www.aptic.cat

Horario: de lunes a viernes, de 10 h a 14 h


Hola.

Soy traductora de guiones para doblaje (de películas como _Buscando a Nemo_y _Up_) y he escuchado con mucho interés la tertulia sobre traducción que acabáis de mantener. Me parece muy positivo que se dé visibilidad a nuestra profesión y a su importancia, porque, como bien habéis dicho, solemos ser invisibles. Sin embargo, observo que, siempre que se habla de traducción en foros públicos, hay dos tónicas que se mantienen: se invita solo a traductores literarios —cuando, en realidad, son una minoría en el gremio, puesto que el volumen de literatura que se traduce es ínfimo con respecto al resto de otros materiales traducidos (folletos turísticos, videojuegos, películas, etiquetas de champú, aplicaciones de iPhone, programas informáticos, prospectos de medicamentos, contratos… suma y sigue)—; y, siempre que se habla de mi sector en concreto, la traducción de películas, es para mencionar su mala calidad.

Con respecto a lo primero, creo que sería deseable hablar en algún momento de esos otros traductores que están presentes en absolutamente todos los momentos de nuestras vidas y que sí son realmente invisibles. Con respecto a lo segundo, me gustaría reivindicar un poco el papel de mi gremio: La traducción para doblaje y subtítulos está sometida a unas condiciones excepcionales que le aportan dificultad.

Está sometida a muchas limitaciones impuestas por la imagen. No se puede traducir con la misma libertad que sobre el papel, porque hay una imagen que manda. No se puede poner nada que contradiga la imagen, lo cual muchas veces dificulta encontrar soluciones. No se pueden poner notas al pie, hay que dar una solución a absolutamente todos los escollos de la traducción, que no son pocos, puesto que las películas suelen venir plagadas de referencias culturales, juegos de palabras y chistes que requieren adaptación, y no se pueden explicar. Y, todo esto, en frases cuya longitud sea similar a la del original y suenen naturales.

En el caso del doblaje, los guiones traducidos pasan después por las manos de un adaptador o ajustador, que ajusta las frases al movimiento de los labios de los personajes. También suele haber un supervisor de la distribuidora que da el visto bueno (o no) a las traducciones. Eso significa que la traducción original nunca es la que se ve en el cine. La mayoría de las veces los cambios que se introducen son para bien, pero a veces son para mal y, si el público se da cuenta, el error se achaca automáticamente al traductor.

En el caso de los subtítulos, normalmente el público no sabe que son como un crucigrama. Se ha estudiado la velocidad de lectura de un hispanohablante medio y, basándose en ello, se han calculado los caracteres que se pueden leer por segundo cómodamente en un subtítulo (en torno a 12 y 15 caracteres por segundo, espacios incluidos, con un máximo de en torno a 72 caracteres en total, distribuidos en dos líneas). Además, si hay dos personajes, hay que dedicar una línea de subtítulo a cada uno de ellos (si hay un tercer personaje que habla, directamente no puede subtitularse). Y, cada vez que hay un cambio de plano, hay que cambiar de subtítulo porque, si no, el ojo tiende a volver al principio de la frase y releer el mismo subtítulo. Es decir, que si un plano dura dos segundos, tendremos 30 caracteres para ese subtítulo, independientemente de lo que se diga en él y de los personajes que intervengan. En suma, la labor de subtitulación tiene mucho de resumen. Se pierde muchísima información (sobre todo en películas donde los personajes hablan mucho y rápido, como las de Woody Allen); no se puede pretender que sean una transcripción del guión, porque serían imposibles de seguir.

En cuanto a los errores: evidentemente, traducir «toast» por «tostada» cuando se está brindando es una barbaridad. Sin embargo, a mí un fallo tan garrafal me hace pensar que, posiblemente, el traductor no tuviera la imagen delante cuando hizo los subtítulos. Cualquier traductor medianamente profesional se da cuenta de que no tiene sentido decir «tostada» al levantar las copas. Lamentablemente, las condiciones en las que se trabaja en este sector han empeorado mucho en los últimos años: se paga mal en general, los plazos son cada vez más cortos (ahora se estrenan las películas a la vez en todo el mundo por miedo a que se pirateen y eso hace que se trabaje siempre con prisas) y, muchas veces, se pide a los traductores que traduzcan sin guión o sin imagen. Sin guión es posible traducir, porque el texto puede sacarse de imagen (con mucho esfuerzo, eso sí), pero sin imagen es imposible, porque el contexto visual da la clave para no cometer errores como ese.

También está el actual fenómeno de los «fansubs», que son subtítulos que hacen aficionados por amor al arte. Estos subtítulos suelen estar muy mal hechos —salvo en honrosas y preocupantes excepciones—, pero no hay que olvidar que no están hechos por profesionales y que no se ha pagado por ellos. Las películas que se bajan por internet suelen tener estos subtítulos. Pero no pretenderemos exigir calidad, encima…

Nuestras traducciones se ven siempre en pantalla grande y, si son para doblaje, son pronunciadas por unos señores que vocalizan muy bien. Así, claro, no hay error que pase inadvertido. Si se hiciera eso con otro tipo de traducciones, como las de informática (con calcos tan tremendos como «soporte al cliente» que a nadie parecen importarles y que ya están tan extendidos que a los que opinamos que al cliente no se lo «soporta» sino que se lo «ayuda» o «asiste» se nos considera gente rara), el público se iría del cine a los cinco minutos. :)

Y por último: ¡los títulos no los traducimos nosotros! :) Existe la creencia generalizada de que los traductores de películas somos muy malos porque no sabemos traducir los títulos. En realidad los títulos los traducen los señores de los departamentos de marketing y, para cuando llega una película a nuestras manos, el título está más que decidido. Ahí sí que ni pinchamos ni cortamos.

En fin, si bien es cierto que hay muchas traducciones malas de películas (sobre todo en televisión, porque se pagan tarifas ridículas y eso ha hecho que el gremio se desprofesionalice mucho), creo que también es necesario reivindicar nuestra labor, que no es fácil de desempeñar y, sin embargo, sí es muy fácil de criticar porque está muy expuesta al gran público; cualquiera que sabe un poco de inglés se siente con derecho a juzgarla. Sin defender las malas traducciones, que me molestan más a mí que a nadie porque encima llevo la profesión puesta todo el día, quiero defender a mi gremio y recordar que sí existen traducciones buenas (la mayoría, diría yo) que, desde que se dejó atrás el cine mudo, nos han permitido disfrutar del séptimo arte que viene de fuera de nuestras fronteras.

Un saludo y enhorabuena por el programa.

Lucía Rodríguez Corral
http://www.trujamana.com/



«Europa posee un auténtico tesoro lingüístico: a las 23 lenguas oficiales de la UE se suman los idiomas de más de 60 comunidades territoriales o minoritarias y las lenguas de los ciudadanos originarios de otros países y continentes.

Y para celebrar esta riqueza lingüística y cultural, el 26 de septiembre se convierte además en un día de fiesta! Todos los años se organizan multitud de actividades por toda Europa en torno a las lenguas: espectáculos, actividades infantiles, juegos musicales, cursos de idiomas, programas de radio y televisión, conferencias… ¡Las posibilidades son infinitas!»